V GT de Talavera por fascículos (II)

Buenos días por la mañana.

Hoy voy a intentar seguir contando nuestras andanzas por tierras toledanas. Aquí ya os expliqué un poco nuestra “estrategia de equipo” así que hoy nos iremos un poco más a la parte de las partidas y el viaje (que de mi no vais a aprender mucho de jugar).


Día 0 – Viernes 06/11/2015

El viernes (y ya el jueves por la noche) nos tocó la parte más tediosa del torneo: revisar que todo este listo, preparar las minis, coger algo de ropa para la mochila, darle un ojo a Google Maps a ver por donde demonios ibamos ir, quedar para el día siguiente y bla, bla, bla… Puedo resumir todo esto en que, tras estar toda la semana levantándote a las seis de la mañana, conducir siete horas es lo último que te apetece hacer.

Tras salir del curro, nos juntamos los nueve gallegos en Santiago y, tras una comida ligerita (pizza con huevos rotos) salimos dirección Talavera, aunque creo que nos costó más salir de Compostela con tantas obras que llegar a Toledo.

Un viaje de setecientos kilómetros entre batallitas de otros torneos, un repaso entero a la herejía de Horus, un cafelito, una descoordinación tremenda para llevar tres coches juntos (cada uno por una ruta) y una huída apresurada temiendo que un par de guiris lerdas hiciesen volar una gasolinera de Salamanca por los aires se pasa relativamente rápido a pesar del cansancio.

Nada más llegar a Talavera (primer!) una duchita para quitar el olor a marrano y a saludar a los catalanes, que ya se estaban mamando a gintonics desde que llegaron (eso es eficiencia xD). Nos vamos a comer una hamburguesa tamaño industrial a la una de la madrugada y a sobar que mañana toca jugar.


Día 1 – Sábado 07/11/2015

Nos levantamos a una hora que solo es decente para llegar a casa después de ir de fiesta…

… y nos repartimos los uniformes oficiales…

Botifarra con Grelos

… aunque alguno ya se lo había traído de casa xD

Nos vamos a jugar con más sueño que sabiendo por donde íbamos, saludamos a los vecinos de Ourense y empieza el torneo.

Lo primero que llama la atención es la concurrencia de gente (parecíamos un hormiguero) y la enorme cantidad de mesas que la organización había tenido que preparar para el evento (además bastante bien provistas todas de escenografía; un currazo tremendo).

Los chicos del Waaagh nos van cediendo la entrada por equipos completos (con foto de equipo y todo), nos dan la bienvenida a todos y nos explican las normas. Se marcan el detallazo de regalarnos a todos a todos plantillas del Cobrador y bolsitas de dados, que serían también los de uso obligatorio en el torneo; una buena medida para evitar malentendidos.

Se dan las franjas horias previstas por partida, se ponen en el proyector los emparejamientos de la primera ronda y se anuncia por megafonía el inicio del torneo.

Ronda 1 – La Fortaleza

En la primera ronda nos toca jugar los grandes cañones con vórtice normal en despliegue diagonal. En un alarde de profesionalidad imperdonable nuestro capitán decide hacer los emparejamientos guiándose por el sentido común y no por la infinita sabiduría del dado rodante (algo que todavía no le hemos perdonado).

La Ravenwing de Boro se va contra los Eldar de Valeriano (podéis ver un pequeño reporte de su partida en La Colina de la Hamburguesa), se empareja a nuestra Guardia contra sus Lobos, a nuestros Eldar contra sus Marines y a mi me endiñan en ejército que nadie se quería comer: los Tau de David Pascual (que bonito es ser el nuevo).

Al margen de emparejamientos más o menos difíciles, la gente de La Fortaleza son unos tíos de puta madre así que nuestro deseo de abrir el torneo contra gente que no vaya a cuchillo se cumple. Un placer jugar con vosotros, chavales 🙂

Ya centrándome en mi partida, y hablando de memoria, el ejercito de David se componía de un comandante y un etéreo como CGs, unos castas en mantarraya, dos o tres de kroots, un mont’ka, ¿dos? unidades de rastreadores con marcadores, dos unidades de apocas y dos cataclismos. No se si me dejo algo pero ya os haréis una idea de que con tantísima saturación David me podía barrer de la mesa con facilidad por mucho que los DKs salven a doses contra los misiles.

En cualquier caso, lo primero que me llamó la atención de su ejército no fue la tunda que podía darle a cualquiera, sinó el colorido de las minis y las conversiones como si se tratase de una batalla apocalíptica entre Tau y Necrones. Realmente una chulada de ejercito y creo que los Tau más vistosos contra los que me ha tocado jugar:

Kroots

Castas

Apocas

Os voy a hacer un spoiler antes de entrar en detalles: jugué de puta pena y me gane una paliza. Así de sencillo. Siempre me pasa lo mismo: cuando llego a un torneo cansado, nervioso o saturado no consigo hacerme una idea clara de como voy a plantear la partida y suelo fastidiarla directamente en el despliegue.

Con un emparejamiento como el mio cabe pensar que lo adecuado sería intentar rascar un empate. De este modo, lo sensato habria sido dejar lo máximo en reserva, dejar lo mínimo en mesa y lo más lejos de alcance y escondido posible y hacer que los turnos vayan pasando minimizando bajas para cerrar en el último turno robando bocadillos. Esta claro, no? Pues yo hice lo contrario. Por algún motivo creí que podría meter todo en mesa para intentar trabar a los Tau de David lo antes posible (y pudiendo empezar el! ole mis cojones).

Ya os imagináis como fue la partida: David pudo empezar eligiendo tranquilamente que matarme y cuando matármelo dando al traste con mi “planazo” de trabarlo. Era imposible que llegara al combate tras dos turnos de disparo suyos pero no me di cuenta de algo tan obvio. Menudo inicio de torneo…

En cualquier caso debo decir que David fue un rival con el que jugar fue muy agradable y, probablemente, aunque hubiese planteado la partida de forma correcta, me habría dado muchísima guerra porque le vi un jugador mucho más veterano y ágil que yo. Al final de la partida estuvimos comentando un poco como se habría podido plantear para que fuese más disputada así que me quedo con lo aprendido 🙂

En cuanto al resto del equipo creo que nos salió una ronda más bien floja donde nuestro único ejército ganador fueron los Eldar de Gandalf. El resultado de las partidas nos la trae floja así que me quedo con la idea de revancha contra los chicos de La Fortaleza y con la agradable sorpresa de que Valeriano me conocía del blog (coño! si resulta que esto lo lee alguien xD Un abrazo enorme, tio! A ver si os venís en verano a Compostela).


Bueno, por hoy ya he cumplido con escribir un rato y el tiempo escasea así que este fascículo llega hasta aquí. No cambieis de canal, en un par de días, más.

Saludos y seises!

Share

Puede que también te interese...

2 Respuestas

  1. Javi Pascu dice:

    Buenas chicos, el placer fue nuestro.

    Este blog lo sigo desde hace ya unos cuantos meses. Jeje

    Un fuerte abrazo, en especial a Gandalf que fue mi adversario (un tio supercojonuo, jeje).

  2. Davipasu dice:

    Buenas chavales , mucho gusto jugar con vosotros y gracias por el cumplido del army . Ir a jugar a Galicia nos es complicado pero vaya no será por ganas .
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.