Mi primer GT

Después del articulazo que se ha marcado el señor Draven hace unos días, me toca el turno de contar un poco como ha sido mi primer GT (o, más bien, miniGT, ya que el torneo grande será a finales de Junio). Esta vez en casita: Compostela.

Lo primero es lo primero así que toca agradecer a los chicos de Shadowsun todo el curre que se han pegado para que el evento se celebrase (que no ha sido poco). Llevaron el horario a rajatabla, las mesas estaban más que nutridas de escenografía, el hotel donde se hizo el torneo tenía un catering genial y todo el evento se desarrolló sin incidentes. Se merecen un diez en organización. Enhorabuena, chicos! 🙂

En mis tiempos de Warhammer Fantasy ya había ido a torneos con aforo grande así que el número de participantes no me pareció sorprendente, pero sí me gustó el nivel que tenían y el ambiente competitivo que se respiraba. Estaba claro que no me iba a comer una rosca pero bueno… hemos venido a jugar xD

La lista que llevaba (a mi pesar, porque no me gusta jugar demasiado con ella) es la que publiqué ya en un artículo anterior sobre las primeras pruebas con ella, que no fueron nada buenas, así que no voy a aburrir a nadie sobre la forma de usarla. Hay info sobre ella aquí y aquí, así que vamos al lío:

 

ROUND 1

La primera partida me tocó contra Luis Miguel (Luismi) del A Team y sus Tau. Aunque suene raro, me alegré de jugar contra Taus. No me se sus reglas al dedillo pero ya me he pegado contra ellos unas cuantas veces así que es un ejercito con el que estoy más o menos familiarizado y me se los trucos que se pueden sacar de la manga.

La lista de Luismi se componía básicamente de un comandante misilero en crisis, dos unidades de crisis full misiles, dos mont’ka (oh! también plagados de misiles, sorpresa! xD), una cataclismo, un escuadrón de tres pirañas, un par de unidades de castas en mantarraya, una manada de kroots y un par de unidades de rastreadores. Si me dejo algo es porque no tengo la lista a mano a la hora de escribir este artículo.

Jugamos a rellenar hasta tres tácticos visibles por turno con porterias. Pusimos los objetivos bastante distribuídos hacia la parte central de la mesa y desplegamos. Como iba en primer lugar me limite a hacer un despliegue bastante normal en la parte central de mi zona y con tres marcadores de objetivo bastante a tiro para el primer turno. Luismi se alejó todo lo posible de mis tropas buscando tener el mayor tiempo posible para freirme a tiros (normal).

Al ataqueeerl!!

Al ataqueeerl!!

Aunque llevo semanas renegando de la lista que llevé al torneo, tengo que reconocer que partía con la ventaja de jugar con un ejército que tenía casi en su totalidad salvaciones de 2+ y blindaje 14 contra un ejército lleno de misiles; por lo tanto, el objetivo prioritario debían ser los fusiones de los pirañas, porque era lo que podía hacerme más daño de entrada. Luismi es un muy buen jugador y se ocupó de dejarlos bien escondidos detrás de un edificio así que arranque teleportando los servoterrores para poder verlos por un lateral y abrí fuego destruyendo a uno de ellos y dejando otro con apresurados para el siguiente turno. También me cargué por los pelos (gracias, abrasaalmas!) una unidad de rastreadores así que me llevé la primera sangre a base de incinerador pesado y psilenciador gatling. Los LR se quedaron en la parte central de la mesa tomando los primeros objetivos táctivos y dispararon contra los mont’ka, que eran los objetivos más atractivos que tenía a tiro. Conseguí meterle un interno a cada uno dejándolos para el siguiente turno también con apresurados.

Enemigo público número uno

Enemigo público número uno

Aunque no hice daños muy fuertes, creo que la partida no podía haber empezado mejor porque me iba a librar de recibir demasiado castigo en el turno de mi rival. Así fue: los Tau empezaron saturandome a misilazos pero la TSA de 2+ de los servoterrores aguantó genial. Los LR se quedaron parados pero ya en una posición ventajosa para mi donde las tropas embarcadas tenían objetivos a su alcance en el siguiente turno. Con posibilidad de hacer varios asaltos ya en el segundo turno la partida se fue decantando a mi favor porque en cuerpo a cuerpo tenía las de ganar.

Toda la partida estuvo llena de tiradas absurdas: Luismi estaba medio gafado, yo salvé cosas increibles, fallé otras sin sentido y al final la portería Tau fue recuperada por los kroot en el último turno corriendo unas estupendas seis pulgadas (que era justo lo que necesitaban para dar diez puntos a mi rival!). Ya podían haberse guardado la energia del sprint final para otro día xD

Al final la partida acabo 29-17 a mi favor. Debo decir que fue la partida que más emocionante me pareció del torneo. Luismi jugó de forma competitiva todo el tiempo y hubo posibilidades para ambos hasta el final (de esas partidas que te tienes que pensar cada turno hasta el final). Me alegro de haberle conocido en este GT y espero repetir contra él en más ocasiones. Eso sin contar el nivel de pintado de su ejército, que me hizo pasar vergüenza solo por poner mis minis pintadas a brochazos al lado xD

 

ROUND 2

Saltamos a mesa cinco y nos vamos a pelear con Dani y sus Eldars Oscuros que se habían pegado la paliza desde Madrid para venir al torneo.

Mi experiencia contra los Eldars Oscuros se limitaba a una sola partida a inicios de sexta así que básicamente era como si no los hubise jugado nunca. Su lista tenia dos unidades de azotes con disruptores, un millón de ponzoñas con saturación de envenenados, un millón de lanzas entre incursores y devastadores y una unidad de bestias como tropa de choque. Ah, sí, y unas mandrágoras para hacer bulto xD

Lanzas everywhere!

Lanzas everywhere!

No es que haya detallado mucho la lista pero, para que os hagáis una idea, si en la primera ronda partía con algo de ventaja por el tipo de lista, en esta lo tenía todo a favor para que me diesen la paliza del siglo. Mis blindajes 14 y mis salvaciones por armadura no tenían nada que hacer contra las lanzas y la resistencia de los servoterrores al final no valía para nada contra la saturación de venenosos y número de ataques en CaC de las bestias. Estaba jodido y bien jodido pero bueno… intentaríamos arañar algo digno como un empate ou una derrota marginal.

Jugamos igual que antes en vórtice pero con objetivos tácticos tapados y a tomar cinco puntos en guerra eterna. Esta vez con despliegue en diagonal. Y fue precisamente en el despliegue donde la fastidié. Por mucho que Dani me dejase acumular objetivos en un lado de la mesa tenía que haber supuesto que desplegaría lo más alejado posible de mi (igual que Luismi en la primera partida) pero me centré demasiado en los objetivos de vórtice haciendo que ocupase un lateral de la mesa en lugar del centro (y tener más posibilidades de alcanzar a mi rival). Al final pagué esto porque las cartas que me salían en vórtice no fueron nada propicias y no podía quedarme atrasado tomando objetivos tácticos y minimizando bajas durante toda la partida. Fail!

Sin más opción que tirarme hacia las tropas de los Eldars para arañar puntos, me vi en la situación de que estaba demasiado alejado y mis unidades llegaban a ellos a cuentagotas dándole una victoria fácil a mi rival. La verdad es que no hay mucho que contar: mis servoterrores cayeron a base de veneno y lanzas, mis LR a base de disrupción y el resto… ya ni me acuerdo pero siendo cuatro gatos seguro que fué de un soplido xD

La partida acabó con un asolamiento a favor de Dani al final del quinto turno y un “adios, muy buenas” a cualquier posibilidad de llevarme un resultado bueno del torneo. En fin… lo intentaremos en el siguiente, cuando pueda traer una lista más cómoda.

La resistencia final

La resistencia final

Cabe indicar que, aunque me comí una señora derrota, la partida fue de lo más agradable. Dani fué un rival muy legal y deportivo en todo momento con el que me sentí muy cómodo.

Después de la segunda ronda nos fuimos a comer. Nos pusimos las botas y nos hechamos unas risas. Como buen frikicomilona estuvo repleta de batallitas y de repasos a las partidas de la mañana. La verdad es que el ambiente del torneo no podía ser mejor y ni siquiera tenía prisa por empezar la última partida.

 

ROUND 3

Ya con cualquier aspiración a hacer el torneo de mi vida totalmente fuera de alcance, me dispuse a jugar la última partida en modo relax. Me fui a la mesa ocho al encuentro del mejor rival que podía esperar para esta ronda: Jano y sus Lobos Espaciales. Como os conté en este artículo anterior, Jano me debía la revancha del torneo de Lugo así que quizás fuese un buen momento para cobrármela. Su lista era una biLR con cañonera que está descrita con algo más detalle en esa entrada.

La fuerza lobuna

La fuerza lobuna

En esta partida jugábamos escalada táctica con aniquilación. Como los dos teníamos pocas cosas que desplegar nos fuimos a por un café antes de jugar y aún así nos dió tiempo a cumplir el horario de sobra xD

El despliegue era en cuadrantes y había una cantidad generosa de escenografía así que no quedaba demasiado sitio por donde avanzar con los vehículos con comodidad; ni con los míos ni con los de Jano, así que, como empezaba él, distribuyó un poco sus unidades para pasar por donde quedaban “caminos” y yo me parapeté detrás de un muro enorme para quitarme de su línea de visión y no empezar perdiendo algún LR. Con el rasgo del señor de la guerra (estratégico) puede infiltrar algunas unidades así que puse los servoterrores un poco más cerca de mi rival de lo normal pero con todo bien escondido.

Arrancó la partida Jano. Como tenía todo bastante tapado no pudo hacerme grandes daños. Con la cápsula aterrizó en mi zona de despliegue para intentar una primera sangre contra mi escuadra interceptora que estaba agazapada tras una roca, aunque por suerte me quedaron un par de miembros vivos. En mi primer turno volé su Land Speeder con el cañón psi pesado de uno de los servoterrores (dandome primera sangre). Reculé con el redentor, desembarqué a su escuadra de termis y conseguí destruír a los garras que había desencapsulado en mi zona en su turno (aunque me comí unos daños increibles en el fuego defensivo :S). Con el otro servoterror asalte a uno de sus LR, pues al ser retropopulsado pude saltar por encima del murallón y quedarme a distancia de carga; le colé un par de internos y explotó. Al final de nuestro primer turno la situación era bastante buena para mi. Había conseguido destruír unas cuantas unidades rivales y mis pérdidas eran muy pequeñas.

En el segundo turno entro la cañonera de Jano y liquidó a lo que quedaba de la escuadra interceptora (ya estaban durando demasiado xD). Con los supervivientes del LR destruido asalto al servoterror que se lo había cargado y ahí se quedaron empantanados. El otro LR siguió maniobrando para tomar objetivos y abriendo fuego contra mi phobos sin grandes resultados (estaba desenfilado). Al inicio de mi segundo turno desplace el servoterror que se había cargado el LS cerca de la refriega por teleportación y me dispuse a asestar golpes definitivos: mi phobos debía desembarcar sus tropas para que estas se cargasen a los garras trabados con el primer servoterror y luego los dos fusiones y los dos láseres de mis LRs debían acabar con el suyo o al menos tocarlo un poco. Para ello también contaba con la ayuda del cañón de asalto acomplado del redentor y el cañón psi pesado del DK que podían infligir daño adicional a base de acerados. O eso era lo que yo esperaba…

Lo que paso en realidad es que, para desembarcar los termis, mi phobos tenía que pasar por terreno dificil y, ¿a qué no sabéis que salió en el dadito? Pues mi LR phobos se quedo perfectamente atascado entre el borde del tablero y el enorme muro que me había sido mi escudo en el primer turno. Conclusión: aunque desembarcase no iba a llegar a asaltar a los garras, un laser de mi phobos apuntaba a Cuenca sin objetivos posibles y mi redentor ya no tenía linea de visión a ningún blanco. No os voy a aburrir con detalles así que bastará decir que a partir de aquí mi partida se convirtió en un cúmulo de unos para impactar, unos para penetrar, unos para asaltar… Se me fue todo el plan a la basura por culpa de los dichosos dados. Todavía no entiendo como una batalla que tenía bien encarrilada se me fue a tomar viento de esa forma. En fin… a veces las cosas salen bien, a veces en la media y a veces como el culo así que no queda otra que comerse el mal sabor de boca y resignarse.

Al final victoria amplia para Jano que se pudo cargar todo con comodidad excepto el señor de la guerra y unos termis que huyeron como ratas con un portal al infinito cuando estaban más que rodeados en el último turno. Lo cierto es que me he quedado con la espinita de esta partida clavada porque, aunque no me jugaba nada, me dejó en una posición de clasificación mala y sin la revancha que esta vez veía cerca. Por lo demás, el jugar contra Jano (como siempre) un placer y unas risas; y con el siguiente torneo en el que nos encontraremos ya acordado para jugar una partida en la que no me tire de los pelos xD


Buenos, pues este tostón ha sido la crónica de mi primer torneo nacional. A pesar de que los resultados no han sido muy decentes he quedado más que contento con el torneo. He pasado un día divertido, he conocido gente muy maja (incluso compañeros del blog) y he aprendido más de este juego tan vicioso, jeje. Le recomiendo sinceramente la experiencia a todo el mundo.

Que no os de pereza pintar ni moveros a otras ciudades. Lo bien que se pasa compensa con creces el esfuerzo y el gasto de tiempo. Y olvidaros del mito de “en los GT la gente va a cuchillo”. En la mitad de los torneos locales a los que he ido he visto ambientes más tensos que en este. Todos mis contrincantes han sido deportivos y no he visto a nadie que no sepa encajar una derrota ni crecerse por una victoria.

Me despido con algunas fotillas más el torneo deseando que llegue ya el siguiente. Saludos y seises! 🙂

Eldars

Termagantes

Necrones

Moteros Rauko

Share

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.